sábado, agosto 02, 2008

El astronauta de Fergana nunca existió

(Publicado en EOC nº 53)

Si existe un fetiche para el mundo de la astroarqueología, comparable a las líneas de Nazca, las pirámides de Egipto, los moaí de Isla de Pascua o las pinturas rupestres de Tassilli, es el “astronauta” de Fergana. No existe ningún petroglifo, pintura rupestre o resto arqueológico que plasme con mayor nitidez la escena que tantos apasionados por los misterios del pasado creen que un día existió: una nave extraterrestre y su tripulante, plasmados en un fresco prehistórico.

Erich von Däniken publicó dicha imagen en varios de sus libros, como “El mensaje de los dioses” (pag. 75) o “El oro de los dioses” (pag. 96), aunque en unos utiliza la escena completa, y en otros sólo el detalle. Sin embargo es evidente que se trata da misma fotografía. Y no es extraño que Däniken, y muchos otros autores, repitan la imagen en varias de sus obras, porque no existe ninguna otra que pueda ejemplificar con tanta nitidez la visita de astronautas no humanos en el pasado. Una evidencia irrefutable, que fue reproducida una y otra vez en cientos de libros y artículos sobre esta audaz teoría. Lo raro es que sea siempre la misma foto. En el caso de otros clásicos de la astroarqueología, como el “avión” de Saqqara, el pilar de Asoka, o las “máquinas” de Abydos, aunque se trate de los mismos objetos, se han publicado fotos diferentes, tomadas lógicamente por diferentes autores; pero en el caso de Fergana la imagen repetida mil veces parecía siempre la misma… extraño. ¿Es que solamente un autor había visto aquella prueba irrefutable de la intervención extraterrestre en el pasado, y tan sólo había tomado una única foto?

La pintura, según Däniken, fue descubierta en una cueva del gigantesco valle de Fergana, que en el momento de la publicación de sus libros, pertenecía a la Unión Soviética. Actualmente el valle de Fergana es compartido por Tayikistán, Kirguizistán y sobretodo Uzbekistán. Se trata de una de las zonas más pobres de Asia Central, no muy lejos de Mongolia. Sin embargo ese gran valle se ha convertido en un hervidero de bandas de narcotráfico, traficantes de armas, y grupos islamístas radicales que aspiran a crear un califato musulmán en la región. Además, en el valle se encontró petróleo, y desde 1989 se vienen dando en Fergana disturbios armados y auténticas masacres, que han conseguido eludir los titulares internacionales una y otra vez. Lo que ocurría en Fergana, nada tenía que envidiar a las matanzas de Bosnia o de Chechenia.

En el transcurso de un viaje recorriendo las fronteras de Mongolia con Rusia, Kazajistán y China, durante el que grabamos la serie “Mongolia: Un mundo en Movimiento”, emitida por La 2 de Televisión Española, tuve la oportunidad de entrevistar a numerosos arqueólogos asiáticos en torno a diferentes enigmas arqueológicos del continente amarillo, entre ellos, el “astronauta” de Fergana. Sin embargo, y pese a la incuestionable reputación arqueológica de mis entrevistados, ninguno de ellos tenía constancia de la cueva donde supuestamente se encontraba la impresionante pintura rupestre reseñada por todos los astroarqueólogos e investigadores de los misterios del pasado del mundo. Yo incluido.

Sería interminable resumir todas las entrevistas mantenidas durante ese viaje asiático, de más de 6.000 km, con arqueólogos tan reputados como la Dra. Jeannine Davis Kimball, directora ejecutiva del “Center for the Study of Eurasian Nomads”, de Berkeley. O como el Dr. Sujtogo Davahu, Profesor de la Universidad de Cultura y Arte de Bayan-Olgy, o su colega el Dr. Azamat, Director del Museo de la misma fronteriza de Kazajistán y Mongolia. Por no hablar de otros expertos como el Dr. Tserendagva Yadmaa, del Departamento de Arqueología del Instituto de Historia de la Universidad de Ulan Baatar, entre otros.

Su ignorancia sobre lo que debería haber sido un descubrimiento arqueológico de trascendencia internacional resultaba desconcertante, sin embargo, sus observaciones sobre la imagen en cuestión, si resultaban muy enriquecedoras. Prácticamente todos los arqueólogos, historiadores y expertos en arte rupestre y en petroglifos asiáticos coincidían en que, en la imagen publicada por Däniken y demás colegas, no podían distinguirse rasgos de un estilo rupestre en concreto, sino de varios estilos superpuestos.

Como también explico en mi libro “El Secreto de los Dioses” (Pag. 90 y ss.), yo mismo he podido recoger en otras partes del mundo, como en Malawi, reveladores ejemplos de petroglifos, o pinturas rupestres, de estilos superpuestos a lo largo de los años, en un mismo enclave, tradicionalmente mágico o sagrado para la comunidad. Sin embargo en el caso de la imagen de Fergana, parecían coincidir estilos artísticos prehistóricos, históricos y contemporáneos…

Rastrear la cronología de la imagen publicada por Däniken, que a su vez reprodujo de otros libros anteriores, también fue una labor ardua. Y es imprescindible, llegados a este punto, agradecer la inestimable colaboración de mi traductor en esta expedición, el General Battsagan Tsiiregzen. Ex-viceministro de Seguridad (el servicio secreto mongol), el General Battsagan Tsiiregzen fue formado como diplomático, y espía, en Moscú, cuando Mongolia aún era un país comunista, y posteriormente fue destinado en la ONU (New York) y Cuba. Ya me referí a el en mi libro “Los expedientes secretos. El CESID, el control de las creencias y los fenómenos inexplicados” (Planeta, 2001). Pues bien fue el exviceministro de los servicios de información mongoles, quien pudo ubicar la primera publicación conocida de la imagen del “astronauta” de Fergana. Según el General, la foto se había publicado, por primera vez, en 1967 en la revista rusa Spoutnik.

Fue complicado conseguir el ejemplar de la revista Spoutnik, donde se había publicado por primera vez la imagen. Se trataba del número 1 de dicha revista, editado en junio de 1967. La revista Spoutnik, tal y como me explicó el General, pretendió ser la equivalente rusa de la popular “Selecciones de Reader´s Digest”, tanto en su formato, 13 por 19 cm. como por las más de 200 páginas de cada número. En cuanto al contenido, el mismo: ciencia, viajes, gastronomía, literatura, cultura… Pues bien, entre las páginas 106 y 123 de dicho número, se publicaba un extenso artículo titulado “Los visitantes del Cosmos”, de Viatcheslaw Zaitsev, sobre la teoría de los dioses extraterrestres en el pasado. Zaitsev, licenciado en filosofía especializado en literatura yugoeslava e investigador de la Academia de Ciencias de Moscú, toca en su artículo muchos de los enigmas clásicos de la historia, que más tarde popularizaría Erich von Däniken: las estatuas dogu, los “ovnis” en la Biblia, las pinturas rupestres… y aquí surge el problema.

La imagen de Fergana, que ha dado la vuelta al mundo reproducida una y otra vez, no es una fotografía de un fresco rupestre, ni siquiera un calco de un petroglifo como los que yo he hecho por todo el mundo; es sólo un dibujo. Una ilustración realizada para la cabecera de dicho articulo, y que ocupa las páginas 106 y 107 de la revista. Y para mi profunda sorpresa, en el ángulo inferior derecho aparece la firma del artista: A. Brousnlov bb., según mi, sin duda torpe, traducción de los caracteres cirílicos. Conseguí mas números de Spoutnik, y efectivamente, la firma del mismo Brousnlov aparece en las ilustraciones que sirven de cabecera para otros artículos como por ejemplo “La República Soviética Socialista de Ucrania” (nº 2, pagina 24 a 31), que nada tienen que ver con cuestiones misteriosas.


Para el artículo de Zaitsev, Brousnlov simplemente se había inspirado en el texto del mismo, para crear una ilustración impactante. Pero como buen artista, firmaba su obra. Y solo en esa primera publicación de la imagen de Fergana, que luego ha sido reproducida un millón de veces, podemos ver con toda claridad, la firma de su autor. Sin embargo un confuso pie de foto indicaba que aquella imagen pertenecía a la representación de un “astronauta” descubierto en unos frescos rupestres. Y de ahí partió la confusión. No importa que, al mes siguiente, la misma revista Spoutnik (nº 2, página 106) publicase una fe de erratas explicando que aquel pie de foto se refería a las ilustraciones que aparecían en las páginas 110 y 111 del número anterior, algo que por cierto también es incorrecto, y no a la ilustración de la doble página inicial. El “astronauta” de Fergana nunca existió mas que en la imaginación de un ilustrador oficial de Spoutnik, A. Brousnlov. Y pocos investigadores, sólo supe del francés Didier Leroux, se tomaron la molestia de seguir el rastro histórico de esa imagen para contrastar su origen.

Lo que no consigo comprender, es porque en todos estos años nos hemos limitado a reproducir una y otra vez la misma imagen en la que se había mutilado la firma del artista. No se debe jugar así con las ilusiones de quienes, sinceramente, deseamos averiguar si hubo o no “dioses” en el pasado de la humanidad. Así que, rabioso, por no saber quien fue el primer responsable de mutilar la firma del autor de la escena de Fergana, pero satisfecho por poder eliminar otro misterio de mi lista, me preguntaba cuantos otros enigmas de dicha lista tendrán un origen tan poco enriquecedor…”. *

Desgraciadamente no todos los buscadores de respuestas están dispuestos a encajar la resolución de algunos enigmas, como este, y tras la publicación de mi libro “El secreto de los dioses” se produjeron algunos ataques, verdaderamente agresivos e irracionales, por parte de numerosos defensores de la teoría extraterrestre para los misterios del pasado. Incluso, en la página web oficial de J. J.Benitez se abrió un foro ** dedicado exclusivamente al capitulo de mi libro dedicado al caso Fergana. Los insultos y ataques contra esta investigación no me hacen tanto daño a mi, como a la sincera búsqueda de la Verdad… sea cual sea.


Manuel Carballal

*
Fragmento del libro “El Secreto de los Dioses. ¿Qué se oculta tras los misterios de las grandes civilizaciones del pasado? (Martinez Roca, 2005), del autor.

** http://www.planetabenitez.com/phpBB2/viewtopic.php?t=1620&postdays=0&postorder=asc&start=0




3 comentarios:

Anónimo dijo...

MUCHAS GRACIAS POR TU ARTÍCULO. HACE MUCHO QUE QUERÍA DESCIFRAR ESTE MISTERIO, PORQUE ME PARECÍA DEMASIADO OBVIO PARA NO CONOCERSE MÁS PÚBLICAMENTE, COMO BIEN ACLARÁS EN EL PRESENTE ARTÍCULO. YO PIENSO TAMBIÉN QUE EXISTEN COSAS QUE NO QUEDAN CLARAS Y QUE, POR LO MENOS A MÍ, ME DEJAN LA DUDA DE POSIBLES VISITAS ANCESTRALES. PERO ME ALEGRO, COMO VOS, DE PODER ACLARAR LO QUE ES FRAUDE Y DESPEJAR EL CAMPO PARA LOS HECHOS QUE MERECEN ATENCIÓN. MUCHAS GRACIAS Y SALUDOS DE URUGUAY.

Read dijo...

Increible trabajo. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

no se dejen engañarbpor desinformadores , patrocinados por intereses agenos , y seria bueno k el autor de este articulo explicara por k el dibujo de la revista no es el mismo al de la pintura claramente se ve k el dibujo se realizo en base a la pintura exagerando detalles de la misma