domingo, setiembre 16, 2007

Los eXpedientes perdidos 3

GENERAL ANGEL BASTIDA: EL HOMBRE QUE DESCLASIFICO LOS EXPEDIENTES X ESPAÑOLES

El general de brigada Ángel Bastida Freijedo, hermano del catedrático de Derecho Constitucional de Oviedo y miembro del Consejo Consultivo Francisco Bastida, falleció el miércoles en Madrid, con 59 años, de un cancer de pulmon detectado el pasado invierno. El siguiente articulo fue publicado por la revista ENIGMAS el pasado mes de julio. Este es nuestro homenaje.


En la mañana del pasado 29 de septiembre se celebró, en la Escuela de Técnicas de Mando, Control y Telecomunicaciones (EMACOT) del Ejército del Aire Español el Solemne Acto de Apertura del Curso Académico 2006-2007, presidido por el Exmo. Sr. General Director de Enseñanza, D. Luis Bonet Ribas. Pero la lección magistral que inauguró dicho curso, titulada “Sistema de Mando y Control Añero Español” se encomendó al Exmo. Sr. General Jefe del Sistema de Mando y Control D. Angel Bastida Freijedo, uno de los Generales más jóvenes de la Fuerza Aérea española, pero propietario a la vez de uno de los expedientes más intachables del Ministerio de Defensa de España.

El General Bastida llego al solemne acto de la EMACOT casi directamente desde Lituania, donde había participado unos dias antes, en la toma de poderes de la Fuerza Aérea española, destinada en la Base Aérea de Siuliai, encargada de controlar el espacio aéreo de los países bálticos, tras tomar el relevo, en esa función de “policía del cielo” de la Fuerza Aérea Turca. Pero ¿y todo esto a que viene en un artículo sobre OVNIs?

Paciencia. Porque si investigamos en los archivos oficiales y husmeamos un poco en los registros del Boletín Oficial del Estado descubriremos el rastro de este personaje, al que probablemente nuestros lectores más jóvenes desconocen. Por ejemplo: en el BOE del 01/03/2003 leemos: “REAL DECRETO 260/2003, de 28 de febrero, por el que se promueve al empleo de General de Brigada del Cuerpo General del Ejército del Aire al Coronel don Angel Bastida Freijedo”.

En BOE del 24/06/2003: ”Orden DEF/1655/2003, de 16 de junio, por la que se dispone el nombramiento del General de Brigada del Cuerpo General del Ejército del Aire, don Ángel Bastida Freijedo como Jefe del Sistema de Mando y control del Mando Aéreo de Combate”.

Pero, además de sus ascensos, encontramos también el rastro de las condecoraciones y distinciones militares a su carrera. Como por ejemplo en el BOE del martes 23 de diciembre de 2003: “REAL DECRETO 1718/2003 de 12 de diciembre, por el que se concede la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo al General de Brigada del Cuerpo General del Ejército del Aire don Angel Bastida Freijedo”. O en el BOE del sábado 3 de enero de 2004: “REAL DECRETO 1861/2003, de 26 de diciembre , por el que se concede la Gran Cruz del Mérito Aeronáutico con distintivo blanco, al General de Brigada del Cuerpo General del Ejército del aire don Angel Bastida Freijedo”.

Pues bien, lo que no figura en el Boletín Oficial del Estado, es que fue alguien con un protagonismo militar tan impecable como el General Angel Bastida, el militar responsable de revisar y entregar a la opinión publica el archivo OVNI custodiado por el Ejército del Aire…

A pesar de que el MEO (Movimiento Escéptico Organizado), compuesto en España básicamente por dos organizaciones, se empeña en desmerecer la dimensión militar y política del fenómeno OVNI, argumentando que “los ovnis son sólo patrañas y tonterías”, los documentos oficiales demuestran todo lo contrario. Y el hecho de que fuese Angel Bastida Freijedo el coordinador militar del proceso de desclasificación OVNI en España, resulta especialmente sugerente por muchas razones.


LOS ARCHIVOS SECRETOS

18 de agosto de 1992. Los famosos y prestigiosos Cursos de Verano de la Universidad Complutense iniciaban ese día una de las jornadas más pintorescas de toda su historia académica. No era la primera ni la última vez que se trataba el fenómeno OVNI en un foro universitario, pero si la de mayor repercusión mediática. Y no ya porque resultase absolutamente atípico que una institución del prestigio de la Complutense, abriese sus puertas a los “locos de los platillos volantes”, sino porque fue exactamente ahí, en un contexto tan oportuno como el universitario, donde el Ejército del Aire español decidió abrir sus archivos a la opinión publica.

Según mi fuente, “la participación del Ejercito del Aire en el curso de OVNIs de la Complutense se debió a que el entonces director general del CESID (actual CNI) , General Emilio Alonso Manglano, se lo pidió al General Ramón Fernández Sequeiros (JEMA), y este casi se lo ordenó al General Alfredo Chamorro. De otra forma la Complutense se habría quedado sin Bastida, ya que el Ejército del Aire, por iniciativa propia, jamás habría participado en un curso sobre OVNIs, por muy universitario que fuese”.

Difícil imaginar otro momento en la historia de la ufología española en que un mayor numero de investigadores y divulgadores representativos de las diferentes tendencias ufológicas, se encontrase reunido bajo un mismo techo. Entre los conferenciantes invitados a dictar charlas y comunicaciones en el curso de la Complutense nos encontrábamos, entre otros, Andreas Faber Kaiser, Eric von Dániken, el Comandante Jose Antonio Silva, El Coronel Pedro Crespi, el Rvdo. Jose María Pilón, Joaquim Fernándes, Bruno Cardeñosa, Josep Guijarro, Javier Sierra, etc.

Pero merece la pena destacar, a manera de sorprendente anécdota, que el Coronel Angel Bastida Freijedo se encontró en tan respetable foto universitario con su tío, al que no veía hacía tiempo, y que asistía al curso en calidad de conferenciante invitado: el exjesuita Salvador Freixedo. Y es que Freijedo no es más que el apellido gallego Freixedo castellanizado. Nadie me negará lo insólito de la coincidencia de que el encargado de presentar en sociedad los “expedientes X” reales del Ejército del Aire español, sea el sobrino de uno de los estudiosos y divulgadores del fenómeno OVNI, y otros campos de las anomalías, más famoso y controvertido del mundo hispanoparlante.

A pesar del generoso interés con que los alumnos del curso de la Complutense siguieron todas nuestras charlas, es innegable que todos los presentes, conferenciantes incluidos, y sobretodo los médios de comunicación, esperaban con mayor expectativa una de las intervenciones. La del Coronel Angel Bastida. Y el Coronel Bastida no nos decepcionó. Durante más de una hora, y calibrando meticulosamente cada palabra, el Coronel Bastida, vestido sin uniforme, expuso el contenido del archivo OVNI custodiado en ese momento en el Mando Operativo Aéreo, en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, cuya desclasificación se había autorizado.

Estadísticas, porcentajes, casuística y una breve historia del proceso de clasificación de los expedientes OVNI como materia reservada, fueron los contenidos de tan histórica conferencia. Después, Bastida, con tanta elegante habilidad como cordialidad, respondió a nuestras preguntas, al menos hasta donde le era posible. Al menos dos funcionarios del CESID, a las órdenes del General Emilio Alonso Manglano, analizaban hasta el último fonema de las declaraciones del Coronel Bastida, infiltrados entre el público asistente.

Pero ¿Qué mecanismos internos del Ejército del Aire llevaron al Teniente Coronel Angel Bastida a los Cursos de Verano de la Complutense para exponer, por primera vez al gran publico, una parte del archivo OVNI del Ministerio de Defensa español?


LA DESCLASIFICACIÓN NO CONTADA

Hace muy pocos dias mi “fuente” me hacía llegar un documento que, todavía, permanece bajo la clasificación de CONFIDENCIAL. No se trata ya de un expediente sobre el avistamiento de un objeto, más o menos extraño, por parte de testigos, mas o menos creíbles, sino de una nota informativa del Mando Operativo Aéreo (2ª Sección de Inteligencia), fechada el 13 de marzo de 1992, y titulada: “Propuesta de desclasificación de expedientes relativos a Avistamiento de fenómenos extraños en el espacio aéreo nacional”. Se trata por tanto del documento interno que puso en marcha todo el mecanismo oficial militar que terminó sentando, seis meses después, al Teniente Coronel Bastida en el atril de la Complutense.

Este documento, que lleva en mi poder solo unos días, expone en 6 paginas los comos y porqués de la desclasificación OVNI en España. Pero menciona también los riesgos de esta desclasificación.

Los firmantes del documento, el Teniente Coronel Angel Bastida, Jefe de la Sección de Inteligencia del MOA y su superior el Teniente General Alfredo Chamorro Chapinal, Comandante en Jefe del MOA, analizan los pros y contras de dicha clasificación.

Al llegar a mis manos este documento, a finales de mayo de 2007, reconozco mi sorpresa al conocer, por fin, los detalles militares sobre un proceso de desclasificación, que en su día desató tan amargas polémicas y enfrentamientos entre la comunidad de investigadores y aficionados. En el documento en cuestión, el único nombre propio que se menciona, es el de Juan José Benitez.

“En 1976 se facilitó el acceso a una serie de expedientes al periodista J.J.Benitez –dice el documento- A raíz de la divulgación de tal hecho y la publicación de una serie de artículos en los que el Sr. Benitez alude a los “Docuentos Oficiales del Gobierno Español”, se han recibido nuevas solicitudes de otros periodistas, con alusiones a un cierto “trato discriminatorio”, difícilmente justificable con la “confidencialidad” de algo que ya ha sido divulgado”.

Esta claro que el razonamiento del hoy General Bastida es impecable. A continuación enumera los antecedentes históricos del fenómeno OVNI desde el punto de vista del Ejercito del Aire, desde el 5 de diciembre de 1968, fecha en que la Oficina de Prensa del Ministerio del Aire emitió su primera nota informativa solicitando la colaboración ciudadana para recopilar testimonios OVNI, hasta el escrito nº 164-C del Comandante en Jefe del Mando Operatívo Aéreo (CJMOA ) al General Jefe del Estado Mayor del Aire (GJEMA) remitiendo nota informativa titulada “Gestión y tramitación de asuntos referentes a OVNIs”.

Y tras otras disquisiciones técnicas, el informe llega a los apartados 4 y 5, de conclusiones y propuestas. Nuevamente el oficial del MOA alude al ufólogo navarro: “La actual clasificación genérica (CONFIDENCIAL) que afecta a todos los datos y expedientes relacionados con posibles avistamientos de OVNIs es difícil de justificar ante la opinión pública, siendo causa de problemas ante los medios de comunicación (sobre todo con el precedente sentado al facilitar acceso a parte de los expedientes al periodista J. J. Benítez) y origen del mito de los “archivos secretos” que contendrían pruebas fehacientes de todo lo imaginable”.

Bastida propone la eliminación de la clasificación genérica para los expedientes OVNI, manteniendo no obstante la “clasificación de CONFIDENCIAL en los expedientes actualmente clasificados, procediendo gradualmente a su análisis y desclasificación (si procede) e aquella parte de su contenido que no implique revelar la identidad o datos personales de los posibles testigos y/o Oficiales Investigadores”. Y añade además la propuesta de centralizar en la Sección de Inteligencia del Estado Mayor del MOA todos esos expedientes oficiales, para analizarlos y filtrarlos antes de remitirlos a la Oficina de Relaciones Públicas del Ejército del Aire, donde todos los ciudadanos, en la actualidad, podemos consultarlos.

Sin embargo este documento inédito hasta hoy, de incalculable valor para la historia de la ufología española, menciona en su apartado 3B, sobre la “problemática de la desclasificación de expedientes sobre OVNIs”, algunas circunstancias “que pueden aconsejar, en determinados casos, clasificar determinada información”.

La sección de Inteligencia del MOA se refería a la conveniencia de proteger ciertas informaciones como la “intimidad de los testigos que no desean que su identidad sea revelada”, lo cual es muy razonable, o determinados secretos militares. El Teniente Coronel Bastida, y su superior Alfredo Chamorro Chapinal se refieren directamente a cierto tipo de expedientes OVNI que pudiesen reflejar casos y cosas que podrían afectar directamente a la seguridad nacional. Literalmente: “Caso de que se trate de prototipos de aeronaves cuya divulgación no sea procedente, hechos que pudieran crear estado de pánico o intranquilidad social, etc”. Un párrafo más que sugerente ¿no? Ahora solo nos quedaría dilucidar que porcentaje de avistamientos OVNI esconden prototipos de aeronaves cuya divulgación no sea procedente, o hechos que pudieran crear un estado pánico o intranquilidad social…

M. Carballal


Recuadro:

Los 77 Expedientes X


Tras su intervención en el curso de verano de la Complutense, el Coronel Bastida publicó un extenso y revelador articulo, sobre el archivo OVNI del ejército del aire, en el número 615 de la Revista de Aeronaútica y Astronaútica. En dicho artículo Bastida exponía los aspectos técnicos y legales de la desclasificación. Ese número se publicó en septiembre de 1992, y tiene como base documental todos los informes y expedientes que se habían trasladado hasta el Mando Operativo Aéreo desde el Estado Mayor del Cuartel General del Aire. Es decir:

• 62 expedientes de informes OVNI que cubrían el periodo 1962 a 1991.
• Procedimientos, notas informativas y memorandums internos. Eran los escritos que daban forma a la política oficial de la Fuerza Aérea española sobre el tema OVNI desde diciembre de 1968 a mayo de 1991.
• El conjunto de solicitudes de información de personal civil recibidas en el Ejército del Aire entre 1967 y 1991. Un documento este, delicioso, que acaba de llegar ha mis manos hace escasas horas y donde aparecen los nombres de todos los que han intentado acceder a información oficial sobre OVNIs en España, desde 1968 hasta ahora, y sobre el que volveremos próximamente.

A partir de ese momento Bastida, y sus colaboradores, analizaban cada expediente antes de autorizar su desclasificación pública. Y para cuando, en abril de 1993, Angel Bastida dejó el MOA, ascendió a General, y continuó su carrera militar, ya se habían desclasificado 22 expedientes OVNI oficiales. Enrique Rocamora reemplazó a Bastida en la responsabilidad de desclasificar los expedientes OVNI custodiados en el MOA, liberando 55 informes oficiales más a lo largo de los años.

Sin embargo, pretender que toda la información sobre OVNIs redactada por los 3 ejércitos, y por todas las demás Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, se remitió al MOA para su desclasificación sería alto tan ridículo como falso.

Manuel Carballal