martes, agosto 01, 2006

Fatima nunca más


Por Carlos Fernández

El padre Mário de Oliveira, es una de esas personas que apuesta todo por las cosas en las que cree. Su lenguaje es directo, sin medias tintas; y no vacila en enfrentarse a la Jerarquía Católica en un tema tan "sagrado" en Portugal como es el de las apariciones de Fátima. Después de participar en un programa de televisión sobre este asunto, en el cual levantó no pocas polémicas, decidió compilar todas sus críticas en un libro que se tituló Fátima Nunca Máis. A un año de su publicación, este controvertido libro ya va por su novena edición.

Mário de Oliveira nos recibió en su casa de São Pedro da Cova, en las afueras de Oporto. Con la simpatía y la contundencia que le caracterizan, nos fue desmontando uno a uno los aspectos que conforman el conglomerado de Fátima. Y después de conocer su trayectoria profesional, no nos sorprende que se haya atrevido con un libro tan demoledor como éste.

Padre Oliveira: -Soy padre católico de la Iglesia do Oporto -comienza diciendo el Padre Mário- desde Agosto de 1962. Fui párroco de Macieira da Lixa, concelho de Felgueiras, y estuve preso dos veces por la PIDE -policía política del régimen fascista depuesto en 1974-. Antes de eso, fui enviado como capellán militar, a la Guerra Colonial, en Guinea-Bissau. Pero, después de cuatro meses, me expulsaron por pedir la paz y, concretamente, el derecho de los pueblos colonizados a la autonomía e independencia. Sin dejar de ser cura, comencé a ser periodista, en Enero de 1975. Aun lo soy ahora, como director del Jornal FRATERNIZAR. En la Iglesia de Oporto, vivo sin ningún oficio pastoral, desde que salí de la prisión política, en Febrero de 1974. Me dedico a las comunidades cristianas de base, a la teología de la liberación. Tengo publicado diversos libros, como: Evangelizar a los pobres; Chicote en el templo; Maria de Nazaré; En el principio era el amor; Como fui expulsado de capellán militar; Mas a África, señores, por que le dais tantos dolores?; Fátima nunca mais, y otros.

EOC: -¿Porqué dice Usted "Fátima Nunca más"?

-Yo estuve estudiando durante varios años este fenómeno de Fátima, desde que se creó el periódico Fraternizar. En los meses de mayo siempre me preocupé por aquel fenómeno, con sus multitudes caminando hacia allá. Y siempre me produce una gran duda: ¿Es Fátima una manifestación de fe o es la manifestación de paganismo? Después de varios años, que lo que lleva a la gente a ir a Fátima de una forma tan sacrificada, casi desgraciada, arrastrándose por los caminos con mucho sufrimiento. Y al llegar allá, despojándose de todo lo que tienen, hasta de su propia dignidad como personas, llegué a la conclusión de que aquello no es una manifestación de fe cristiana, sino una gran manifestación de miedo.

Cuando las poblaciones son menos ilustradas -y en lenguaje cristiano evangelizadas- continúan muy marcadas en su inconsciente los mitos antiguos de los dioses y diosas, que tanto podían bendecir como castigar. Por eso, precisan estar siempre bien con esas fuerzas míticas. Hacer cosas para agradar a las divinidades de modo que ellas nos bendigan y favorezcan sus actividades.

En el fondo, aun son estos sentimientos los que mueven a estas personas. Si fueran gentes verdaderamente evangelizados, no tendrían esos miedos. Se liberarían de todos los miedos del pasado que corresponden a una visión mítica del mundo y se transformarían en personas saludables y abandonarían aquellas creencias. Yo llegué a la conclusión de que Fátima nunca más, porque es una manifestación de miedo y no debe ser estimulada y apoyada por la Iglesia católica. Por el contrario, debería ser denunciado para que finalmente la gente comprenda que si quiere ir allí, lo haga solo por hacer turismo, y no como una manifestación de Fe. Por lo tanto Nunca Más promover el miedo a la gente.

-Toda la doctrina de Fátima parece un reflejo de las prédicas más anacrónicas de la Iglesia Católica. ¿Nació la "teología" de Fátima de unas revelaciones dictadas a tres niños, o tienen alguna otra fuente documental?

-Lo que se le atribuye a la Señora de Fátima no es nada nuevo. Fátima es una caja de resonancia de las doctrinas del Libro Misión Abreviada. Fátima no tiene consistencia en si objetivamente hablando. Corresponde a una invención de una parte del clero portugués que nunca soportaron el hecho de que hubiera una revolución y una república. La revolución de la república puso fin a casi 8 siglos de unión entre el régimen monárquico y la Iglesia católica. El clero ocupaba el primer lugar durante la monarquía. La revolución acabó con estos privilegios, separando la Iglesia y el Estado. Promovió una ley de libertad religiosa y la Iglesia Católica quedó reducida a su condición normal.Entonces el Clero aborreció la implantación de la República y comenzaron a predicar, de aldea en aldea, mediante las llamadas "Santas Misiones", que en el fondo eran prédicas contra la república y contra los "ateos" que habían promovido la revolución.

-Más allá de su interpretación, ¿qué nos puede decir respecto a los fenómenos que habrían ocurrido allí? ¿Son producto de la imaginación de los niños y de los otros testigos?

- La zona de Ourem (y Fátima) es una zona, por el propio terreno, propicia para que se produzcan manifestaciones luminosas, por los minerales propios que existen en el subsuelo. Y fue en ese escenario en el que los niños de Vila Nova de Ourem veían luces; que en la creencia popular eran consideradas como manifestaciones de ángeles. Es decir, cualquier manifestación luminosa era interpretada por las creencias populares como el rastro de luz de un ángel. Tanto los niños como los adultos vivían en ese clima. El clero aprovechó esa situación y en sus prédicas aterrorizaban a las poblaciones. Estas prédicas se realizaban a altas horas de la noche y de madrugada; siempre en la oscuridad. La población vivía muy aterrorizada, y quienes levantaban la voz sobre el púlpito, tenían una superioridad sobre las gentes de las aldeas. A través de estos medios, inculcaban su mensaje antirepublicano. Y el hecho de que existiese una aparición, era enormemente conveniente para los intereses del Clero de aquella época.

Los curas que predicaban las "Santas Misiones", para hacerse entender mejor, también hacían representaciones de teatro popular. Algunas personas escogidas eran entrenados como actores para representar determinados papeles. Una persona hacía de Nuestra Señora, otro de San José y decían determinadas frases. Y esto impresionaba mucho a los niños. Imagínense a los niños, cuidando sus rebaños solos, en la sierra; bastaba con que una pequeña tormenta, educadas en ese ambiente de terror, para que en su imaginación vieran y oyeran cosas que va conocían por las representaciones de teatro.Para mi, lo más importante de todo esto, es que cuando los niños son interrogados en aquel momento, no dicen nada que la gente no supiese ya. Ellos nunca dijeron ninguna frase ni nada nuevo. Ellos se limitaban a reproducir lo que toda la gente ya había oído en las prédicas o en los teatrillos. Por lo tanto, si los niños hubieran dado alguna información nueva, podríamos preguntarnos si hubo algo. Pero los niños solo se limitaban a reproducir lo que ya tenían en su memoria. Es simplemente una proyección para afuera de lo que ya tenían en su mente. No hay aquí ningún fenómeno sobrenatural. Todo tiene una explicación muy natural. No se puede ver aquí el "dedo de Dios" porque solo hay dedo humano. Como mucho hay un delirio o alguna alucinación provocada por el miedo, pero nada más.

-En su libro habla usted de una Fátima I y una Fátima II. ¿Fue la historia de Fátima manipulada a conveniencia de los intereses de la jerarquía eclesiástica?

-Lo que los pequeños dijeron en un primer momento, en las primeros testimonios, ya había algunos retoques del clero. Sin embargo, la Jerarquía de la Iglesia siempre se mantuvo distante de los fenómenos de Fátima hasta 1930. Hasta entonces ningún Obispo se quiso implicar en el asunto. A pesar de esto, tuvieron el cuidado de colocar allí -discretamente- hombres de su confianza, que le daban alguna credibilidad a aquello. Y son esos hombres de confianza de la Jerarquía que interrogan a los niños y registran su relato. Son hombres de la propia Iglesia, interesados en el fenómeno, quienes documentan el llamado "fenómeno de Fátima". No son personas con espíritu crítico, y son parte interesada en aquel fenómeno. Años más tarde fue la Jerarquía Eclesiástica quien dio apoyo y cobertura legal al asunto. Y todo quedó en familia.A pesar de tener a sus hombres de confianza en Fátima, la Iglesia no reconoce las apariciones hasta 1930.

A partir de 1935, es que la versión de Fátima comienza a ser distinta. Hasta entonces solo se sabía lo que los primeros sacerdotes habían recogido del testimonio de los niños. En 1935 nace lo que los estudiosos llaman "Fátima II", distinto a lo que hasta entonces se conocía, llamado Fátima I. La Iglesia católica no reconoce esta designación, porque es el símbolo del descrédito de Fátima. Fátima II es atribuida exclusivamente a la hermana Lúcia, única supuesta vidente que sobrevivió.

Cuando la Iglesia reconoce Fátima, fue cuatro años después de que el golpe militar de Salazar destronó a la república. Salazar implantó un régimen de "salvación Nacional", en una línea totalmente católica, recuperando la situación anterior a la república, pero con un régimen diferente. Los Obispos quedaron muy conformes con este golpe en 1926.
-¿Entonces la imagen que hoy tenemos de los sucesos de Fátima es -en buena medida- una invención?

- Una vez que la Jerarquía pasó a reconocer aquellas primeras cosas que decían los niños, se dieron cuenta de que no tenían nada de especial. Entonces era preciso reinventar Fátima. Y los sacerdotes tenían todo el control sobre la conciencia de Lucía, que tenía voto de obediencia a su confesor y al Obispo. Ellos le dieron órdenes para que escribiera sus memorias, donde volcaba todo lo que recordaba de su infancia, especialmente todo lo que estaba relacionado con 1917. La hermana Lucía tenía apenas la "3ª clase", casi no sabía leer ni escribir; por lo que las memorias que fueron publicadas en un libro y que le son atribuidas, probablemente no son de ella. Hay allí una "mano" especial. Y en el libro hay una nota que dice que los textos han sido un poco retocados. Y quien va a corregir, agranda lo que le interesa agrandar. Por lo tanto, esto no tiene ninguna seriedad.Y curiosamente, en esas memorias, a partir de 1935, aparece una versión de Fátima totalmente distinta a la de 1917. Están hablando de otra cosa. Es hay donde se cuenta que los niños habían sido preparados para las apariciones a través de un ángel -que se llamó "Ángel de Portugal". Nunca nadie había oído hablar de que aquellos niños vieron ángeles en 1917. Cuando los niños fueron interrogados y presionados, nunca hicieron ninguna referencia a ángeles. Como nadie puede rebatir el testimonio de la hermana Lúcia, porque los otros dos pastorcitos murieron, solo vale lo que dice una persona que hace décadas que está aislada de la sociedad y que no tiene contacto alguno con el mundo.A mi modo de ver, leyendo sus memorias llego a la conclusión de que ella vive en un delirio permanente, siempre con visiones y hablando y escuchando voces. Es una persona que necesita tratamiento psiquiátrico y no puede ser tomada en serio como mensajera de Dios.

Es a partir de que aparece Fátima II cuando se empieza a hablar de combatir a Rusia, de acabar con el comunismo y el peligro de su expansión. Y esto en 1935 tenía su sentido.. ¡Pero en 1917 no! En 1917 no existía Rusia y en Portugal nunca se había oído ese nombre, y mucho menos los niños de la Sierra de Ourem.

El mensaje de Fátima que acabó por imponerse al mundo es un alegato contra el ateísmo comunista y su expansión, lo cual nada tiene que ver con los sucesos de 1917. Esto es una invención, y no tiene ninguna base histórica ni la más mínima credibilidad.

- Los dos niños recientemente beatificados, Jacinta y Francisco Marto, murieron poco tiempo despues de las apariciones de 1917 ¿Es responsable de su muerte la propia ideología de Fátima?

-La causa inmediata de la muerte de Jacinta y Francisco fueron las pestes. La gente corre para Fátima con la esperanza de que la señora les va a ayudar con sus aflicciones. Ahora ya no se hace, pero durante años, cada ceremonia del día 13, durante la "bendición de los enfermos" había siempre un cura que estaba en el micrófono. Cuando el obispo estaba con la custodia bendiciendo uno a uno, el cura del micrófono, poniendo una voz conmovedora decía: ¡Señor haced que vea! ¡Señor, haced que camine! Según sea la enfermedad. Y toda la gente repetía la frase. Siempre querían crear expectativa de que se podían curar. ¿Cómo es que Fátima va a curarles si dejó morir a los pequeños a los que se había dirigido? Y en los propios relatos de 1917 ya decían que la Señora curaba a algunos si y otros no ¿Y como es que no curó a los dos niños?

Reconozco que los dos niños murieron -al igual que muchas otras personas de la época- pero la pregunta es ¿Cómo llegaron a enfermarse?. La interpretación que yo hago es que los niños vivían aterrorizados, tan convencidas de que los pecados llevaban a los pecadores para el infierno, que pasaron a sufrir tantas privaciones que estaban totalmente debilitados. En esta situación tan vulnerable, llegaron las pestes y acabaron con ellos. Si estos niños hubieran crecido sin miedo, si se hubiesen alimentado correctamente, seguramente habrían sobrevivido a las enfermedades. ¿Por qué sobrevivió Lúcia? Ella era la mayor, era más resistente, se alimentaba bien y era menos sensible. Nunca se dejó impresionar por las amenazas de los predicadores, y por eso sobrevivió. No comer, no beber agua, (Jacinta llegaba a entrar en delirio por la sed hasta tal punto que no soportaba el canto de los pájaros) etc... Estos niños no fueron privilegiados, sino víctimas de la "Señora de Fátima". Si la señora de Fátima no las mató, por lo menos contribuyó para que Jacinta y Francisco murieran antes de tiempo. Esta muerte precoz es casi un crimen.

-¿Y quien es o que es la "Señora de Fátima"?

-La señora de Fátima es algo mítico y no real. Es una imagen construida por un famoso santero de Braga, construida en base a los datos que le dio la hermana Lúcia. Por supuesto -como acostumbro a decir- es una imagen ciega, sorda, muda, no se conmueve. Por eso corresponde a otra imagen que ya es mítica. Las imágenes que se encuentran en los altares, corresponden a una imagen mítica que está en el inconsciente de las personas. Y esa si que es peligrosa. Es capaz de reproducirse.

-Intuyo cual va a ser su respuesta, pero.. ¿Por qué tantos años de polémica con las tres partes del Secreto?

-El gran secreto de Fátima es la gran fortuna que hay allí. El secreto de Fátima no tiene ninguna consistencia. La primera parte del secreto era la revelación del infierno, llena de fuego y de almas sufrientes. No es casualidad que esta descripción es idéntica a la del libro "Misión Abreviada", tan popular en aquellos años. Y el propio Juan Pablo II -tan fatimista- contradice este secreto diciendo que al contrario de lo que creía la gente, el infierno no tiene fuego. ¿Entonces como lo vieron los niños?Yo soy un poco más radical y digo que estos secretos son una expresión más del paganismo, que utilizaba el recurso de los secretos revelados solo a unos pocos elegidos, para mantener así a las conciencias afligidas, sacrificándose hasta el límite para entrar en ese círculo de elegidos. Solo con verdades proclamadas es como la gente se libera. Con secretos, las mayorías se mantienen esclavizadas.

-Otro tema polémico es el del "milagro" atribuido a la pequeña Jacinta y que la llevó a los altares junto con su hermano Francisco. ¿Puede considerarse esto como una curación milagrosa?

-La curia del Vaticano demostró tener mucha prisa en revelar este milagro. La propia protagonista dice que siempre recurrió a Jacintinha Ella tenía mucha devoción a Jacinta y nunca se acordó de Francisco. Si ella pedía solo a Jacinta por la cura de su mal, y si tomamos esto en serio, en la lógica del Vaticano, debería -como mucho- beatificarse solo a Jacinta. El "milagro" es atribuido exclusivamente a la intervención de Jacinta. La señora Emilia nunca se acordó de Francisco. La curia del Vaticano no da ninguna manifestación de seriedad en este suceso. Por lo que se puede ver, ella aun tiene muchas dificultades para caminar. Además, todo su aspecto es tan infeliz, tan triste, de una mujer tan reprimida y oprimida; por lo que pienso que este no es un milagro presentable. Para quienes somos un poco escépticos en este asunto... ¡Por lo menos que haga un milagro bien hecho!

La palabra milagro es interpretada como un suceso que quiebra las leyes de la naturaleza, no es una manifestación de fe ni una señal de Dios. Eso es la tentación. La Humanidad, en su impotencia, siempre proyecta para fuera de si un poder superior, pero un poder que forma parte de la Naturaleza. A ese poder Superior se le atribuye la capacidad de poder hacer cosas que los seres humanos no pueden. Un poder así es un poder opresor, no un poder libertador. En el evangelio, Jesús llama a ese poder una "tentación". Y el mismo Jesús se rehusa a hacer esos "milagros" cuando es presionado por sus adversarios. Y caer en la tentación significa disminuirse y perder su dignidad como ser humano.Cuando la señora Emilia recurre a un poder de fuera, esta recurriendo al esquema de la tentación, que es el esquema que nuestra iglesia católica aun tiene. En vez de apelar a las posibilidades de la ciencia, de los centros de salud, etc; va por un atajo a pedir a un poder Superior para curarse. Si por casualidad el poder superior acudiese, la disminuiría. Tenemos un Dios que tapa agujeros y no un Dios que promueve la creatividad, la responsabilidad y que promueve al ser humano a su propia grandeza. Esto no corresponde a la lógica del Evangelio, pero si a la de la Curia del Vaticano que aun utiliza los esquemas del paganismo.

Insisto entonces, que aun dentro de su propia lógica, solo tendrían que beatificar a Jacinta. Francisco va de propina. Lo cual cae en el ridículo dentro de la lógica de la Curia del Vaticano..

-¿Y porque cree usted que el Vaticano tuvo tanta prisa en beatificar a los niños?

-La prisa se debe a la avanzada edad de Juan Pablo II. Cualquier otro papa no los beatificaría. Pero Juan Pablo II es un gran fatimista porque tiene la visión de un polaco que vivió bajo un régimen comunista y vio siempre a Fátima como una gran salvación. La curia solo podrá beatificar a estos niños con este papa. Sin él no,La señora Emília vivió todos estos años de su enfermedad siempre en las manos de los médicos. Siempre estuvo acompañada por los médicos, le realizaron varias intervenciones quirúrgicas, le dieron mucha medicación. Por otra parte ella siempre tuvo una gran fuerza de voluntad para reponerse de su enfermedad que la mantenía en cama. Todos estos aspectos, a lo largo de los años, acabó por dar buenos resultado. A veces las parálisis tienen causas emotivas o nerviosas, y una fuerte emoción puede liberar los músculos oprimidos por una fuerte depresión. La persona vuelve a tener sus capacidades. Creo que todo esto tiene explicación natural. La curia del Vaticano tuvo cuidado de apartar del proceso a los médicos que no tenían mucha fe en Fátima, que querían ver los documentos para ver si la curación tenían una explicación natural.
-¿Cambiará algo en Fátima con la beatificación de los niños?

-Con este proceso, los dos niños dejan de ser personajes históricos para convertirse en imágenes idolatradas. Las imágenes que se van a elevar a los altares van a ser dos nuevos ídolos que los creyentes querrán tocar, besar, mirarlos con devoción, van a llevarlos como amuletos en los coches para ver si evitan accidentes. La gente no van a querer ser como ellos sino que van a llevarlos como fetiches para ver si los liberan de los males. Creo que el motivo principal por el cual van a ser elevados a los altares, es que van a hacer grandes fortunas con ellos.

-¿Aporta algo Fátima al credo Católico Romano?

-En contra de lo que mucha gente cree, Fátima nunca fue parte de la fe católica. Por negar los fenómenos de Fátima no se deja de ser católico; porque ninguna "aparición" de cualquier parte del mundo nunca será parte del credo católico. No entiendo como algo que no forma parte del credo católico romano, tiene tanta importancia para la Iglesia. El gran mensaje del cristianismo es "No tengan miedo". Sin embargo el mensaje de Fátima es todo lo contrario.

Carlos Fernández (Publicado en EOC nº 31)

2 comentarios:

Rolan dijo...

Gracias por el articulo.
Intuitivamente ya sabia que Fatima era un fraude. Hoy busque al respecto en la web y me tope con este examen desapasionado y concreto. Definitvamente los milagros (como contradiccion a la naturaleza) no son el vehiculo de Dios porque se basa en la afirmacion de unos cuantos y de acuerdo a nuestra inteligencia lo logico es suponer que mienten. Lo que me aterra es el gran poder de manipuacion con el tema del pecado y los pocos reparos de la curia romana para hacer real lo inexistente a lo largo de los sigles. Me gustaria estar en contacto con Ud.

Anónimo dijo...

Felicitaciones por el artículo. También yo dudaba de estos "milagros". La actuación de la curia no me llama la atención y creo que a nadie le llama la atención. Lo que es importante de notar es que al principio se tratá solo de describir el infierno, pero luego vino el asunto de la consagración de Rusia en donde claramente los Papas "se hicieron los locos" para no darle "gusto" a la Hna. Lucía, porque se entiende que era un asunto demasiado gordo (políticamente hablando). Para mí, a la pobre hermanita se le subieron las "manifestaciones angélicas" (léase que estaba mal de la cabeza)y es que claro, la pobrecita se pasó la vida aterrada, sola, en un mutis total, y ya me imagino la de alucinaciones que habrá tenido. Con seguridad ella se creyó lo de la consagración de Rusia y lo mantuvo hasta su muerte. Pobre gente! cuándo dejarán los fanatismos enfermisos. Una cosa es ser creyente y otra ser fanático. Me repito...pobre gente y pobres niños...